Miércoles, 23 de Abril 2014

La tradición de la “quema del viejo” en #Veracruz PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Redacción / Domingo, 30 de Diciembre de 2012 23:51

Add this to your website

 

Para los visitantes al sotavento veracruzano, será una sorpresa ver a un grupo de gentes disfrazadas y bailando en la calle, al son de guapachosa música, los 31 de diciembre. Aquí les dejamos un video con el tema musical “Una limosna para este pobre viejo” y lo que sobre la tradición consigna el portal del Gobierno del Estado:

La Quema del Viejo es un acontecimiento lleno de alegría y entusiasmo, al mismo tiempo que hay un poco de nostalgia por el término del año y en Veracruz es un evento muy especial y significativo.

Se cuenta que nació en el puerto de Veracruz, por una manifestación de unos trabajadores del muelle, quienes comenzaron a hacer escándalo con latas y cencerros pidiendo aguinaldo, al principio, el líder fue sancionado pero al año siguiente lograron obtener algunos beneficios de sus patrones, con tal de evitar que los trabajadores hicieran mucho ruido.

También se dice que la tradición del viejo nació de la caracterización que hicieron de un coreano que tenía un parecido con una imagen del año viejo que aparecía en uno de los almanaques japoneses que llegaban a Veracruz. Este coreano vestido como año viejo y un niño que lo seguía, desfilaron por las calles y el último día del año se organizó una fiesta con música hasta muy entrada la madrugada y así, la fiesta del coreano se hizo una tradición en el puerto.

Las coplas que se añadieron al paseo del "Viejo" aún se conservan y se cantan acompañados de instrumentos de percusión, la mayoría improvisados:

Una limosna para este pobre Viejo,
que ha dejado hijos,
que ha dejado hijos,
para el año nuevo.

A don Ferruco
lo llevan a enterrar,
porque los villistas
lo quieren matar.

Ya se va el Viejo
muriéndose de risa
porque esta noche
lo vuelven ceniza.


Hoy en día, la fiesta del año viejo varía un poco de acuerdo a la región, por ejemplo, en el Sur del estado, en municipios como Coatzacoalcos, Minatitlán, Cosamaloapan, Santiago Tuxtla, entre otros, al aproximarse el fin de año se arreglan muñecos rellenos, algunas veces de papel y vestidos con harapos, zapatos, paliacate y sombrero, estos monigotes se “sientan” en la esquina o en el frente de la casa, representando al año viejo; algunos cuentan con algún tipo de recipiente para recolectar limosna que después se utilizará para comprar cohetes y quemarlos con el viejo el 31 de diciembre.

En algunos lugares de la Cuenca y de los Tuxtlas, días antes del 31, los niños pasean en una carretilla al monigote, acompañados de jaraneros y bailadores, pidiendo limosna para “El Viejo”.

Al llegar el último día del año, al monigote de “El Viejo”, por la media noche se le prende fuego, ya sea que este colgado o bien sentado a media calle, los cohetes causan ruido, algarabía, risas y expectación, pues es el indicativo que el año por fin se acabó y que viene uno nuevo.

En otras ciudades como Xalapa, el Viejo se celebra con una persona que disfrazada de harapos, simulando un viejo con barba y sombrero, se acompaña de amigos, también disfrazados y con instrumentos como tambores, panderetas y otros improvisados; así el grupo llega a las puertas de las casas entonando las coplas sobre el año que termina, recorren las calles armando alboroto el 31 de diciembre y el 1 de enero, este último día también acarrean con un muñeco bebé simulando la llegada del nuevo año.

El Viejo es una tradición para celebrar, divertirse y hacer una pausa para reflexionar, así como para alegrarse por las cosas buenas que pasaron en el año y cerrarlo con broche de oro.

Dim lights

VERSIÓN MOVIL