Le llevo 15 puntos a Miguelín: Héctor

Le llevo 15 puntos a Miguelín: Héctor

Este domingo mientras en Xalapa llovió a mares, el Puerto de Veracruz se mantuvo soleado, pero un sol cálido que no llegó a abrumar y que no hizo agobiante el recinto del Club de Leones donde se llevó a cabo el V Informe de Héctor Yunes Landa.

Los acostumbrados empujones, a diferencia de antaño, no fueron a la hora de entrar sino al salir; pero la concurrencia, a diferencia de antaño, se notó natural y no acarreada.

Héctor Yunes es un maestro para el dominio del auditorio y eso se puede decir porque nada se gana al minimizarle las fortalezas Héctor que hasta sus malquerientes le reconocen. Puede no convencer con la profundidad de sus argumentos, pero gana por la poca sutileza con que desliza dardos al estómago de los adversarios políticos.

En su discurso Héctor dijo que éste era su último informe. Y sí, es su último informe. Si logra la candidatura a la gubernatura, ¿Para qué gastar en un VI?… Y si no logra la candidatura a la gubernatura, ¿Para qué gastar en un VI?

Héctor sabe que los tiempos no son los que muchos quisieran establecer aquí, y que la decisión de quien será el abanderado en Veracruz no se dará en función de sombrerazos o cebollazos en los medios de comunicación. Hay muchos que insisten en un maniqueo “Es Pepe”, pero la política no la hacen los que observan, la generan los actores y ellos en estos momentos aún no se definen en el Altiplano.

Luego del Informe, Héctor Yunes se veía alegre, le fue bien, su convocatoria fue buena, no le cayeron las viejas moscas duartistas que el año pasado le echaron a perder el caldo, se congració con la acomodaticia clase política priista veracruzana que aunque sea a fuerza tuvo que estar presente (Si Usted no lo sabe, se lo cuento pero no se lo diga a nadie: los políticos son muy dados a que aunque no comulguen con un proyecto, siempre están en todos los eventos por aquello de las “recochinas dudas”).

Luego del Informe tuve la oportunidad de hablar con Héctor y no me dijo nada porque me señaló: “luego tú publicas todo textual como te lo digo”. Así anduvo un buen rato de chistín buscándole la vuelta a decirme algo. Al final, lo único que me dijo fue que de acuerdo a sus encuestas le lleva 15 puntos a “Miguelín” (así me lo dijo).

Le pregunté cómo estaba en comparación de Pepe, sonrió como buen pícaro y aunque se resistió unos segundos me dijo: “también le llevo”.

La moneda está en el aire. Es muy pronto para definiciones y es probable que ésta se dé hasta finales del año o incluso hasta enero.

Siendo tan acomodaticios los priistas me quedo pensando, ¿Y si fuera otra vez Héctor, qué harían? Le digo lo qué harían: nuevamente lo volverían a apoyar. Y si Pepe fuera el candidato, también lo apoyarían. Porque para el PRI ya no es cuestión de gustos, es cuestión de supervivencia.

@atticuss1910
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.