Del malhumor a la venganza social

Del malhumor a la venganza social

Tlatoani metrosexual al fin, su lucha contra la corrupción fue cosmética

Aunque el presidente Peña no entiende las razones del malhumor social, el sentimiento está enraizado en gran parte de la sociedad, las cifras del rechazo al mexiquense lo confirman, y lo malo para el grupo en el poder, es que ya evolucionó para convertirse en desquite.

En efecto, en virtud del proceso electoral para renovar la presidencia, el respetable público está ansioso por cobrar venganza de todas las afrentas cometidas por los ‘toluquitas y pachuquitas’ (categoría analítica del maestro Paco Rodríguez), por medio del voto.

El aserto es fácil de comprobar: a pesar de su chabacanería, inconsistencia ideológica y la bola de trácalas que ha sumado a su causa, el señor Andrés Manuel López Obrador sigue a la cabeza de las preferencias ciudadanas a dos meses y medio de la jornada electoral.

De nada ha servido el bombardeo propagandístico a través de columnistas y medios de comunicación pegados a la ‘ubre’ presupuestal del gobierno federal, que se empeñan en endilgarle todo tipo de acusaciones al tabasqueño, algunas de las cuales son ciertas.

Aunque insistan en que Meade es un estuche de monerías que puede llevarnos al Primer Mundo y que ‘el peje’ nos llevará al caos, la mayoría de los electores votarán por AMLO motivados por una indestructible razón: ajustarle cuentas a los insensibles y corruptos tecnócratas en el poder.

La insoslayable brevedad
Javier Roldán Dávila

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.