El luto y la solidaridad populista

El luto y la solidaridad populista

La estrategia tiene su lógica: en nuestra ‘democracia electoral’ los muertos ‘votan’

El desastre provocado por el terremoto, nos da la posibilidad de confirmar  la hipocresía que permea en la clase política, que en sus afanes altruistas, sólo expresan su miseria.

La primera muestra, es la suspensión de la cena que se ofrece en Palacio Nacional después del Grito de Independencia. Preguntamos ¿realmente esto es una decisión comprometida con el dolor de los damnificados?

Si el sentimiento fuera auténtico, nunca habría ningún tipo de tertulia oficial por respeto a los millones de pobres que con su ‘bequita’ de todo un año, no alcanzarían a comprar una copa de los vinos que degusta el Tlatoani con sus colaboradores, un día sí y otro también.

Por otra parte, el ‘nobilísimo’ gesto de las y los legisladores, al decidir donar parte de su salario, sólo puede concebirse como una dádiva para ‘comprar’  la indulgencia ciudadana. Muchos de los diputados son acusados de actos de corrupción, por lo tanto, lo procedente es que les confiscaran el dinero mal habido, aparte de que fueran sancionados por ello.

Por último, mencionamos el tema de la ayuda distribuida con tintes proselitistas. En Veracruz, tuvimos el caso de la ‘Fundación Yunete’, que repartió víveres, misma a la que acusan de tener vínculos con el actual gobernador, aunque éste ya se deslindó del hecho (obvio). En el mismo despropósito incurrió la diputada por Morena, Rocío Nahle, que fue sorprendida repartiendo blocks, pero eso sí, dijo que no condicionó el voto (recontra obvio).

Todos son actos de populismo ramplón, pero como dijo el clásico: critíquese el populismo en las despensas de mi compadre.

@javieroldan