‘Inversiones históricas’

‘Inversiones históricas’

La corrupción tiene la trágica virtud de crecer en términos absolutos y relativos

Cada vez que escuchamos la propaganda de los informes de gobierno, nos repiten hasta el cansancio el siguiente lugar común: logramos inversiones históricas.

Desde luego que el aserto es muy cuestionable, si cada año crecen los presupuestos, es obvio que lo que se obtiene para todo tipo de obra gubernamental, es superior al trienio o sexenio inmediato anterior.

A decir verdad, esto no es un mérito per se de los gobernantes, es consecuencia de que el crecimiento económico, aunque sea menor, implica una mayor recaudación, por lo que los recursos a distribuir son mayores.

El tema de fondo es que a pesar de esto incrementos, el número de ciudadanos en pobreza y pobreza extrema aumentan, por más calles que se pavimenten, los requerimientos siguen siendo mayores a lo que se resuelve, no hay hospitales, ni escuelas suficientes.

A lo anterior tenemos que agregar, por ejemplo, que los salarios de los integrantes de policías y fuerzas armadas son mucho menores, en comparación a los otros países miembros de la OCDE. Ni hablar de lo que ganan médicos y científicos al servicio del Estado.

El fenómeno se explica de forma sencilla: la corrupción impide que ese crecimiento presupuestal, se refleje en un beneficio efectivo a la población, las inversiones históricas van a parar a pocos bolsillos vía ‘licitaciones’.

En realidad, lo que los gobernantes quisieron decir es: este año la corrupción fue histórica, sin precedentes. Obvio, cuestión de enfoques.

Imagen: culturacientifica.com

@javieroldan