México hace historia en el Luzhniki Stadium

México hace historia en el Luzhniki Stadium

Foto: Twitter @Dosis_Futbolera / Momento del festejo del gol de Hirving Lozano que daría el triunfo histórico al Tricolor.

MOSCÚ, 17 de junio, (AlMomentoMx).- En el primer partido del Tricolor en el Mundial de Rusia 2018, el equipo mexicano ganó al equipo teutón por primera vez en un partido oficial de la FIFA con un tanto del solitairo Hirving Lozano.

México ganó por primera vez en la historia al equipo que más veces ha llegado a semifinales (13) y cuyos títulos sólo supera Brasil, con récord de partidos (107) y goles (224). Echando por tierra la que hubiera sido la octava victoria consecutiva de la ‘Mannschaft’ en un primer partido mundialista.

El conjunto mexicano arrancó a tambor batiente el encuentro, apenas al minuto de juego, Carlos Vela habilitó en profundidad a Hirving Lozano, quien se paró con peligro frente a Manuel Neuer y obligó la salvadora barrida de Jerome Boateng; todavía el rebote, tras el tiro de esquina por izquierda, el arquero germano se tuvo que emplearse a fondo para evitar la caída de su marco.

La elaboración germana era la antesala del contraataque mexicano; y Alemania se enteró pronto por qué a Lozano lo apodan ‘Chucky’. El veloz atacante aprovechó un servicio al hueco del ‘Chicharito’ Hernández para hacerle un endiablado recorte a Mats Hummels y abrir el marcador, a diez minutos para el descanso, al que se llegó entre ‘olés’ de la afición mexicana y tras una falta al larguero de Kroos que tocó con la punta de los dedos Ochoa.

 La respuesta germana no tardó en llegar, apenas dos minutos después, Timo Werner en una descolgada por derecha llegó hasta las narices de Guillermo Ochoa, quien vio cómo el balón pasó cerca del palo, tras un peligroso disparo cruzado del delantero del Leipzig en la Bundesliga.

Fieles a su ADN, los germanos jamás claudicaron, buscaron con insistencia, casi desesperación pues todos defendían el arquero, el gol del empate, y a tres minutos del final Gómez desperdició un remate de cabeza franco frente al marco.

El anhelado gol del empate lo veían casi improbable puesto que todos los mexicanos estaban hasta atrás, cercando la puerta de Paco Memo Ochoa, defendiendo con nerviosismo el único gol del encuentro que pasaría al Tricolor a la historia.

Casi al final del encuentro, Julian Brandt le sacó pintura al poste con un misil que silenció el Estadio Luzhniki, la última aproximación germana antes del silbatazo final de Faghani que decretó una histórica victoria de México en una Copa del Mundo.

(Con información de medios)

AM-MX/mla